Museo de Arte Romano. Mérida. (1980-86)

Resulta interesante observar la relevancia que a veces puede cobrar en un proyecto de arquitectura la elección del sistema constructivo. En un caso como en el de Mérida, se convierte en la primera y más importante decisión, y resulta esencial para comprender el devenir del proyecto. La casi literal alusión a la forma de construir romana resultaba “poco menos que inevitable para construir un museo en el que se encontrasen acomodo los restos romanos” según palabras del propio Rafael Moneo, arquitecto del edificio. Se apuesta así por rememorar  la arquitectura del pasado mediante la utilización de sus técnicas constructivas y…

BREVE HISTORIA DE TORRES BLANCAS. (1964-68)

SÁENZ DE OIZA. EL ARQUITECTO. Francisco Javier Sáenz de Oiza, nacido en 1918 en Cáseda, Navarra, se licenció en arquitectura en 1946 por la universidad de Madrid, obteniendo el mejor expediente académico de su promoción. En 1949, y tras un año en Estados Unidos con motivo de una beca que le fue otorgada por la Real Academia de Bellas Artes, entró en la escuela como profesor ayudante de Salubridad e Higiene, asignatura que a partir de 1952 hizo también compatible con Proyectos Arquitectónicos. No fue un arquitecto de una gran producción, pero si de una gran intensidad en lo que…

Alvar Aalto : Ayuntamiento para Säynätsalo (1949-1952)

Suele considerarse que la propuesta conjunta que Erik Bryggman y Alvar Aalto presentaron para el concurso de la feria de Turku en 1929, fue la que presentó la nueva objetividad  al público finlandés. Alvar Aalto surgió pronto como líder del movimiento tras proyectos como la Biblioteca de Viipuri (1927-1935), que en su largo proceso de diseño pasó de neoclásico a finalmente moderno,  o el Sanatorio Antituberculoso en Paimio (1929-33), afín ya al nuevo estilo desde su concepción. A pesar de todo, y a diferencia del Movimiento Moderno alemán o francés,  en ambos proyectos podían apreciarse una delicada atención en los…

LA ARBITARIEDAD EN LOS ÓRDENES CLÁSICOS

“Una doncella de Corinto, apenas núbil, enfermó y murió; su nodriza fue a poner sobre su tumba, en un canastillo, algunos de los objetos que a la muchacha habían agradado en vida y , para que pudieran conservarse a la intemperie más tiempo sin estropearse, tapó la cesta con un ladrillo. Por una casualidad vino a quedar el canastillo sobre la raíz de una planta de acanto. Oprimida luego por el peso del canastillo, esta raíz de acanto que estaba en medio comenzó en la primavera a echar tallos tallos y hojas que fueron creciendo a los lados de la…